Curiosidades, trucos y más sobre el mundo del electrodoméstico

A la hora de comprarte un frigorífico o un congelador es muy importante que te informes del sistema de congelación que deseas tener para tu electrodoméstico. El sistema Frost, debido al frío húmedo del congelador, genera gotas de agua que se congelan, por tanto produce escarcha, lo que te obliga a tener que descongelar tu producto una o dos veces al años.

En este caso, con el sistema No frost, cuenta con un dispositivo de ventilación y evaporación que reduce la humedad, por lo que evita la formación de malos olores y de escarcha, por tanto te ahorrarás el trabajo de descongelación.

Se recomienda descongelar el frigorífico cuando las paredes acumulen más de 2 milímetros de hielo. Es muy importante hacerlo porque cuanto más hielo acumule el electrodoméstico, más energía gasta y el motor estará forzándose, por tanto reduciremos la vida útil de nuestro electrodoméstico.

 

 

 

Para descongelar nuestro frigorífico es muy importante colocar los alimentos que tenemos en el interior en un sitio seguro, para que no pierdan la cadena de frío y no se echen a perder.

Una vez retirados los electrodomésticos, es el momento de desconectar el frigorífico de la luz. Para agilizar el proceso de descongelación puedes meter un recipiente con agua caliente.

Cuando el hielo esté descongelado del todo, retira el agua con un paño absorbente, acto seguido aprovecha para limpiar tu electrodoméstico y dejarlo libre de bacterias y olores.

Recuerda no dejar la puerta del congelador abierta mucho tiempo. Cuanto menos tiempo esté abierta menos escarcha genera.

 

Hoy en día la mayoría de frigoríficos suelen ser No Frost. En caso de que quieras renovar tu electrodoméstico, piensa en el tipo de tecnología, la eficiencia energética y toda la información necesaria para acertar de lleno con la compra de tu frigorífico.

Ver frigoríficos

 

 

 

www.electrobueno.com 

 

¡Bienvenido al Blog de Electrobueno!