Curiosidades, trucos y más sobre el mundo del electrodoméstico

El lavavajillas es un electrodoméstico prácticamente indispensable en los hogares y se ha convertido en un producto muy popular que facilita el lavado de los platos. Gracias a él, es posible prescindir de una de las tareas más latosas del hogar. Tener un lavavajillas tiene muchas ventajas y en Electrobueno te lo contamos todo.

Consume menos energía.

En función de la eficiencia energética un lavavajillas también puede ayudarte a ahorrar electricidad. Para ello antes de ponerlo, asegúrate de llenarlo antes de ponerlo en marcha y busca un lavavajillas con etiqueta energética A, según la nueva etiqueta energética es la equivalente a la antigua A+++.

Ahorra agua.

Lo recomendable es utilizar el lavavajillas cuando está totalmente cargado, de esta manera se optimiza y regula el consumo de agua. Cabe destacar que un estudio del canal de Isabel II desmintió el mito de lavar a mano ahorra más agua. En este estudio se demostró que el gasto de agua de un lavavajillas es de una media de 30L menos que si se limpian los platos a mano.

Por eso en Electrobueno, además de pensar en el medioambiente, pensamos en tu bolsillo y te ofrecemos los mejores lavavajillas del mercado para que puedas ahorrar todavía más agua.

Ahorra tiempo.

Con el ritmo de vida tan ajetreado al que estamos acostumbrados, ahorrar tiempo es una ventaja enorme para poder desarrollar otras actividades. Los lavavajillas constituyen en sí una solución para el ritmo moderno que aboga por la rapidez y las comodidades.

¡Imagina todo lo que podrás hacer con todo el tiempo que vas a ahorrar!

Mayor higiene.

Para asegurarte de acabar con todos los gérmenes y bacterias de tus platos y cubiertos, nada mejor que las altas temperaturas a las que funciona un lavavajillas. (entre 40 y 70ºC)

 

En definitiva un lavavajillas constituye una buena inversión a largo plazo.

¿A qué esperas para visitar la sección de lavavajillas de Electrobueno?

Saludos.

¡Bienvenido al Blog de Electrobueno!