Curiosidades, trucos y más sobre el mundo del electrodoméstico

9 Consejos para que el lavavajillas funcione correctamente

No siempre tenemos la paciencia de leer detenidamente todas las recomendaciones e instrucciones de uso de nuestros electrodomésticos. Como consecuencia, podemos caer en una mala praxis continua que poco a poco puede repercutir en el funcionamiento del lavavajillas. Para evitarlo, os vamos a proporcionar los mejores consejos para que el lavavajillas funcione correctamente. Consigue optimizar cada lavado y aumenta su durabilidad.

Indicaciones a seguir al poner el lavavajillas

  1. Ten cuidado con los restos de comida: Si acumulamos gran cantidad de restos de comida en nuestro lavavajillas además de correr el riesgo de atascar el filtro, nuestros lavados estarán impregnados de suciedad residual. Para evitarlo, asegúrate de retirar bien los restos de platos, cubiertos y de cualquier recipiente que introduzcas.
  2. Limpia el filtro del lavavajillas: La misión del filtro es evitar que los residuos lleguen hasta el desagüe. Un exceso de suciedad en el filtro puede obstruir los orificios por los que sale el agua y que la limpieza no sea la adecuada. Para evitarlo, extrae los filtros y brazos del lavavajillas y limpialos con agua y jabón.
  3. Limpieza a fondo del lavavajillas: Además de los filtros, es necesario que todo el interior del electrodoméstico esté libre de impurezas y de mal olor. Para ello tan solo hay que poner en funcionamiento el lavavajillas en vacío con un programa a 60º.
  4. Abre la puerta del lavavajillas tras el lavado: Esta simple acción pocas veces se ejecuta y es vital para la goma del interior del electrodoméstico. Tras usar el lavavajillas es necesario que se abra la puerta para que el vapor se elimine y se termine de secar el interior.Así evitamos la presencia de moho.
  5. Utiliza siempre sal de lavavajillas para neutralizar los efectos del agua: El agua tiene un alto contenido de minerales que además de manchar la vajilla, puede generar oxidación y fallos en el funcionamiento de los componentes. La sal de lavavajillas ayuda a descalcificar el agua y neutralizar sus efectos, por lo que es fundamental tener siempre el compartimento con sal.
  6. El abrillantador es importante: Pese a que creemos que su única función es estética, el abrillantador ayuda al rendimiento. Utilizando este producto el agua caliente puede llegar mejor a todas las superficies, evita las manchas y favorece el secado.
  7. Elige bien el programa: Para una buena elección hay que tener en cuenta el nivel de suciedad y la carga. Abusar de programas cortos o largos puede llevarnos a malgastar agua y energía.
  8. Elige productos recomendados: Cada fabricante suele hacer referencia a una marca o tipo de productos en particular. Seguir en la medida de lo posible estas recomendaciones puede ayudar a la eficiencia y durabilidad del electrodoméstico, algo que a la larga nos supondrá un ahorro.
  9. No utilices dosis excesivas: Todos los excesos son malos, y esto también ocurre en la cantidad de detergentes, sales y abrillantador que utilizamos para nuestro lavavajillas. Emplear para cada ciclo la cantidad aconsejada te proporcionará buenos resultados y evita que acumules restos de detergente en el filtro.

La carga afecta al funcionamiento del lavavajillas

Realiza una carga correcta de tu lavavajillas. Este es uno de los consejos para que el lavavajillas funcione correctamente más importantes.

Cada pieza de la vajilla tiene un lugar que es más indicado para que la limpieza y la conservación del material sea la adecuada. A continuación te detallamos cómo cargar adecuadamente el lavavajillas teniendo en cuenta cada elemento.

  • Cuando se introducen botes o vajilla con etiqueta, es importante retirarla previamente para que durante el lavado no se desprendan obstruyendo el filtro o desagüe.
  • En cuanto a los platos, debes de evitar que se toquen entre sí.
  • Los recipientes y ollas se debe de colocar boca abajo. Así evitas que el agua y detergente quede en el interior sin posibilidad de aclarado.
  • Coloca tuppers y similares en la parte superior. Los alejarás del calor de las resistencias que se encuentran en la parte inferior del lavavajillas.
  • Los cubiertos y utensilios pequeños deben de ir dentro de su cesta. Así conseguirás que no se muevan durante el lavado.
  • Antes de poner en marcha el lavavajillas, comprueba que las aspas giran perfectamente sin dar con ningún elemento. Si esto ocurriese, el motor puede quemarse durante el programa como consecuencia de la fuerza que ejerce para girar el aspa.

Aplicar estos consejos para que el lavavajillas funcione correctamente, es la manera de prolongar la vida de tu electrodoméstico. Te ayudará a ahorrar agua, energía y obtener unos buenos resultados en cada lavado.

¡Bienvenido al Blog de Electrobueno!