Curiosidades, trucos y más sobre el mundo del electrodoméstico

Trucos para ahorrar agua con los electrodomésticos

Lo primero que es importante valorar es que ahorrar agua con los electrodomésticos no conlleva solo el gesto de gastar menos litros en el consumo, sino que esto se refleja en el consumo y la factura,  y de forma directa en el medio ambiente, porque como todos sabemos el agua es un recurso limitado y muy preciado como para no valorarlo. Ahorrar con los electrodomésticos repercutirá en nuestra economía y también en el medio ambiente.

El ahorro de agua comienza mucho antes de casa, de hecho comienza en la tienda cuando aun ni siquiera lo hemos comprado. Y es que actualmente contamos con unas etiquetas para los productos con unas especificaciones muy detalladas sobre sus características, entre las que se encuentran sus consumos de recursos, tanto eléctrico como de agua. Entonces es muy importante escoger bien los electrodomésticos de nuestra casa porque de ellos depende gran parte del ahorro desde el principio.

Una vez que tenemos cubierto este criterio de escoger los electrodomésticos más eficientes, ya podemos ocuparnos de nuestros comportamientos o prácticas en casa para sacarles el máximo partido posible.

Tenemos que tener en cuenta es que todos los aparatos electrodomésticos que se fabrican hoy en día tienen muchísimos modos de funcionamiento adaptando al máximo las necesidades que se requieren, pero hay veces en las que somos nosotros mismos como usuarios los que no sabemos sacarles el rendimiento que podríamos, y para esto es muy importante leer las instrucciones.

Vamos a pensar en los dos principales electrodomésticos que utilizan agua en casa, la lavadora y el lavavajillas.

LAVADORA:

 

La lavadora no debería consistir únicamente en meter la ropa en el tambor sin criterio alguno, y darle al botón de inicio, porque esto es entre otras cosas lo que nos hace estar empleando más agua de la que sería necesaria. Para evitar esto encontramos algunos trucos. El más relevante es sin lugar a dudas, ordenar bien la ropa, clasificarla.  Lo ideal es ordenarla (aparte de por color evidentemente para que no se estropee) por el tipo de tejido y material, y por suciedad. ¿En qué  nos beneficia esto? Lo que conseguimos con esto es a lo que nos referíamos anteriormente, a que ahora sí podemos adaptar perfectamente los modos de la lavadora, a las necesidades de la ropa, ya que no se necesita la misma cantidad de agua para lavar 12 kilos de prendas con tejidos duros que esté muy sucia, que 12 kilos de ropa fina, de algodón o hilo, que simplemente tenga la suciedad del uso normal del día a día.

Aunque podría parecer que no, esto supone un gran ahorro a largo plazo porque además, no es que se consiga un resultado peor con tal de ahorrar, es que obtendremos el mismo resultado que necesitábamos, pero empleando la cantidad de agua precisa y no despilfarrando litros y litros.

 

 

LAVAVAJILLAS:

 

El lavavajillas es el segundo electrodoméstico que necesita agua para cumplir su función, y el problema con el lavavajillas es que somos nosotros quienes le entorpecemos su tarea, vamos a explicar esto.

El lavavajillas no tiene la misma fuerza para arrancar la suciedad que si lo hiciéramos a mano empleando un estropajo. La cualidad del lavavajillas es que limpia una mayor cantidad de suciedad utilizando el jabón y el agua caliente, que disuelve la grasa de los utensilios y ofrece un acabado más brillante y uniforme. Pero para que esto funcione bien, no podemos meter todos los utensilios llenos de comida, porque muchas veces el problema es que al terminar el programa, vemos que aún quedan restos y alargamos el programa entero o incluso lo reiniciamos, desperdiciando muchísima agua y electricidad.

El consejo más útil es enjuagar un poco los platos y los cubiertos antes de meterlos porque aunque parezca que ahí gastamos más agua, nos permite utilizar programas más cortos pero que van a dejar todo impecable en el tiempo más corto posible.

Lo segundo más importante es obvio aunque no siempre se cumple, y es cargar el lavavajillas siempre hasta arriba. Su capacidad está para algo, cuanto más la aprovechemos más estamos aprovechando el recurso, y más útiles se lavaran con la misma cantidad de agua, lo cual de nuevo, supone a largo plazo un interesante ahorro.

 

Sea en con los electrodomésticos y el agua, o con cualquier otro asunto y recurso, el ahorro es muy importante tanto a nivel individual como a nivel global. Y si además hablamos de un recurso tan  vital como el agua, lo correcto es intentar mirar siempre por reducir nuestros consumos.

Además en Electrobueno te ofrecemos los mejores electrodomésticos, muchos de ellos cuentan con una gran eficiencia energética por lo que notaras un gran ahorro en tu factura.

Visita nuestra web y descubre todos los artículos que ofrecemos.

www.electrobueno.com 

¡Bienvenido al Blog de Electrobueno!